Reconocerte y aceptarte en tu rol como mamá

Hace unas semanas atrás me pidieron preparar un episodio de mi podcast donde contara y hablara sobre mi libro Aprendiendo a ser mamá y un poco sobre mi experiencia, pero soñé no grabando un podcast, sino escribiendo un artículo,  y a raíz no solo de esta petición sino también de muchas cosas que he visto a lo largo de estos 9 años siendo madre me animo a compartirte lo siguiente.

Mi libro empieza con un capítulo dedicado primero a la MUJER, y recuerdo que decidí iniciarlo así, porque entendía cómo psicóloga y mamá que tener una buena relación con una misma, tener presente las habilidades, capacidades y valores de cada una de manera personal jugaría un papel muy importante en la maternidad.

Pero lo que no me imaginaba era lo IMPORTANTE y lo valioso de esto que escribí en ese primer capítulo,  seis años después que escribí el libro

¿Por qué?

1.Porque hoy en día muchas madres no viven su rol de manera feliz y satisfactoria; ya sea porque la sociedad tiene una serie de reglas y exigencia que afectan de manera negativa la maternidad. Por ejemplo: el tema del peso, cómo queda el cuerpo de la madre luego de dar a luz, también si eres más madre o menos madre dependiendo de la manera en que traigas tu hijo al mundo sea parto natural o cesárea.

2.La maternidad perfecta que se vende en las redes sociales: donde de alguna manera envían un mensaje donde se les dice a las madres lo que les falta, lo que hacen mal, lo que deberían hacer, lo que de verdad será mejor para sus hijo. Es como si por sí misma no tuvieran capacidad de decisión y necesitan siempre consejos sabios. ¿Pero y entonces que paso con esa vivencia de que cada madre pueda aprender por sí misma, pueda explorar, estudiar y aprender en el camino? Esto no quiere decir que todas las cosas que veas en las redes sean negativas, pero entonces hay que tomar el tiempo para preguntarse

¿Qué efecto tiene en esa vida perfecta, todos esos consejos e informaciones que ven?

-Es deseo de aprender, crecer, de aplicar lo visto.

– O es lo contrario… Es un sentimiento de que de alguna manera, la madre está en falta, o tiene muchas carencias.

– También reflexionar sobre que experimentan al ver estas cosas: se abruman, sienten ansiedad o estrés.

3.Las altas expectativas: Se habla de madres que puedan abarcar y hacer muchas cosas a las vez, que lleven agendas, que logren tales cosas y así puedan demostrar que son SUPER MAMÁS. Cuanto daño esta haciendo esto, afectando la autoestima y la valía de muchas mujeres, que llegan a creer que al no llenar esas expectativas, están faltando como madres y no son buenas madres o suficientes.

4.COMPARACIONES: Creo que lo más dañino de todo lo anteriormente expuesto son las comparaciones. Que daño está haciendo en las madres compararse con otras por un lado, y entrar en una competencia por otro. Cuantas mujeres en silencio se comparan con sus amigas, o con influencer y personas famosas en las redes y se dicen a sí mismas la vida de ella es mejor, su familia es perfecta, ya quisiera yo poder verme como ellas, o tener un esposo que ayude más, o que mis hijos estén más grandes o comparar a los propios con hijos con los otros ya sea sobre quién lacto más, el que camino primero, el que hablo primero entre muchas otras cosas.

En todos estos aspectos que estoy segura de que pueden llegar a causar estrés, preocupación, incertidumbre y ansiedad creo las madres se han perdido de la oportunidad de entender que ellas son valiosas y buenas tal como son. Que no necesitan imitar, seguir o autocriticarse para ser mejores…

Que lo que si necesitan es:

  • Reconocerse
  • Amarse
  • Aceptarse
  • Confiar
  • Creer
  • Respetarse

En la medida en que todos estos elementos se conjugan y las madres los viven y los creen, tendrán experiencias más enriquecedoras, de crecimiento, de satisfacción, incluso estos elementos les permitirán saber esos momentos donde necesitan reflexionar, recapitular, y hacer cambios importantes.

Pero que nazca de una experiencia única e individual desde el amor propio y no de un mundo que les dice no eres suficiente, revísate sigue estas recomendaciones, no lo hagas a tu manera.

Ya para ir finalizando creo que es importante que cada MADRE recuerde que su experiencia nunca será la misma que la de otras madres, que sus hijos no son iguales que los hijos de las otras madres y que también lo que les funciona a algunas madres no necesariamente será lo que les pueda funcionar, en ese momento necesitan la seguridad y confianza en sí misma.

Te invito a que si no lo has hecho y aunque ya seas mamá, que descargues gratis mi libro “Aprendiendo a ser mamá” para que puedas leer el primer Capítulo “Reconócete y Amate” y hagas el ejercicio que allí te comparto.

Descárgalo AQUÍ https://jeymifebles.net/#libro

Me encantaría leer tus comentarios y las experiencias que has vivido cómo mamá, así como también si te has identificado con algo de este artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba Ir al contenido